Murakami no me quiere nada

a las 22:15
Ya he ordenado los hoteles para irnos a California de viaje de luna de miel. "Viaje de luna de miel a California" suena taaaaan bien. Los he escrito en un papelito. Porque sí, porque aún soy de los que se apuntan las cosas en las manos o en un kleenex para que no se le olviden y no perderlas. Hasta que tienes calor, te pasas la mano por la frente y no entiendes como se te ha podido enguarrar tanto la cara. Pero por suerte te queda un kleenex para limpiarte con un poco de saliva.
 
Estoy en un momento de cambios. Para empezar quiero cambiar la plantilla del blog. Más que nada porque llevo desde que lo creé con la misma. 7 años, ahí es nada. Y sin un mísero cambio. Así que posiblemente estás leyendo esto sobre algo con unicornios, gifs animados y el Despacito al clickar cualquier link.

Otra de las cosas en que estoy cambiando es que hoy he salido a correr. Hacia más de 40 años que no salía a correr. Siempre he pensado que no hay que correr si no es porque te persiguen para pegarte. Así que voy a escribir en forma de diario de bordo de Star Trek mis progresos en el mundo running.

Día 1.
He aguantado 6 minutos. Creo que el rato que he estado parado tomando aire ha sido tan largo que hubiera tardado lo mismo en ir y volver a casa andando.

En realidad, la culpa la tiene Murakami. Me acabo de leer De qué hablo cuando hablo de escribir y el tío venga a animarte a correr haciéndote creer que serás mejor intelectualmente. Creo que será, por el tiempo libre para leer, que te deja estar hospitalizado enganchado a una bombona de oxígeno.

Pero es mi reto: salir cada día. Mañana toca superar la marca. Haré 6 minutos y un segundo. A lo loco.

Día 2.
Hoy he empezado a contar el tiempo corriendo desde que me he despertado para ir al baño. Como lo he hecho muy rápido he pensado que debía contar. La distancia recorrida ha sido la misma eso sí.

Día 3.
Hoy me había propuesto correr hasta que mi cuerpo dijera basta. Casi no llego ni al ascensor. Pero cuando me han adelantado corriendo 7 abueletes sin camiseta (7 porque he empezado a contarlos tarde), me he dicho: creo que por hoy está bien.

Aunque lo peor, el momento más trepidante, ha sido cuando veo adelantarme a una abuela con un carrito y dos bolsas del Mercadona...

Las octogenarias con bolsas del Mercadona dominarán el mundo.

P.D. La distancia sigue siendo la misma.

Día 4.
Ay! Si tengo que ir a corrzzzz... zzzz... zzzz...

 
Sube la música liroliloliiiicorremuchachoyanotedetengasmásozoweiii... aparecen unos cervatillos Disney vestidos de fosforito, con gafas de Sol, cascos, bebiendo Gatorade pero sin dar un paso y fundido en negro.

0 yocreoque:

 

Mi Amigo Walter